/ / Una herramienta importante para generar impacto social

Una herramienta importante para generar impacto social

Economía conductual: Comprender el comportamiento humano y la toma de decisiones es vital

  Artículos

cerebros_fondo_verdeA diferencia de la economía tradicional, que tiene como premisa que los seres humanos tomamos decisiones racionales y siempre de manera consciente, la economía conductual busca entender, desde la psicología, cómo se comportan realmente las personas. Así comprendemos que nuestro procesamiento de información se ve siempre influenciado por aspectos como emociones, atajos cognitivos o tendencias. No somos máquinas ni tomamos decisiones perfectas. Por el contrario, nos equivocamos muy seguido y tomamos decisiones que a veces parecen ir en contra de nuestros intereses. 

¿Por qué pagamos un gimnasio y no vamos? ¿Por qué países vecinos tienen diferencias abismales en sus tasas de donación de órganos? ¿Por qué cumplimos más retos si es que nos comparamos constantemente con otras personas?

La economía conductual es un mundo fascinante que desde Aporta recorremos entusiasmados. Esta semana compartimos con ustedes un ejemplo clásico de economía conductual: “La opción predeterminada”

Eric J. Johnson y Daniel G. Goldstein se preguntaron por qué existía una diferencia tan grande entre países relativamente similares en cuanto a la cantidad de personas que accedían a donar sus órganos:

En: Johnson, E. J., & Goldstein, D. G. (2003). Do defaults save lives? Science, 302, 1338-1339.

El estudio encontró que países como Austria, Bélgica y Francia tenían como “opción predeterminada” ser donantes de órganos. Es decir, si una persona no decía nada, se sobreentendía que la persona SÍ quería donar órganos. Si no querían ser donantes, entonces debían tomar acción y cambiar ese estatus en el registro nacional de personas que maneja el Estado. Como era más fácil ser donante que no serlo, este hecho llevó a estos países a tener tasas cercanas al 100% de donación de órganos.

Por el contrario, países como Alemania, Inglaterra, Países Bajos o Dinamarca, los ciudadanos tenían que marcar / solicitar ser donantes de órganos. En caso los ciudadanos no hicieran este “esfuerzo”, el país asumiría que NO querían donar sus órganos.

Si bien muchas veces el esfuerzo requerido es mínimo (como marcar una X en una casilla en vez de otra), los seres humanos tendemos a quedarnos con la “opción predeterminada” que se nos presenta.

Referencias:

Johnson, E. J., & Goldstein, D. G. (2003). Do defaults save lives? Science, 302, 1338-1339.

http://www.dangoldstein.com/papers/JohnsonGoldstein_Defaults_Transplantation2004.pdf

MÁS NOTICIAS

Evaluar para impactar

diciembre 21, 2017 |